El Grupo Raíces Argentinas, no es un grupo económico, es un Grupo Social, está constituido por tres instituciones inseparables entre sí, complementando cada una el funcionamiento de la otra. De manera que el logro de nuestros objetivos no encuentre obstáculos económicos, ni de organización, ni de representatividad. Con el propósito de demostrar que, como siempre, querer es poder.
Nacimos como Fundación Raíces Argentinas, la vocación común de un grupo de personas decididas a concretar el anhelo solidario de sumar voluntades que permitieran dar respuesta a diferentes temas y carencias de determinados sectores de la sociedad, en especial, las carencias de orden humano y económico.

Nuestra razón de ser.

El Grupo Raíces Argentinas tiene un claro posicionamiento:
Proveer servicios sociales de calidad, a un bajo costo para toda la población en general, con particular direccionamiento hacia el sector de menores posibilidades de acceso a los costos de los planes:

      • El que se quedó sin trabajo y por lo tanto sin obra social.
      • El que necesita complementar su obra social.
      • Toda persona o familia que aspire a un nivel de vida digno.

Nuestro compromiso.

      • Contribuir a que todos ejerzamos el derecho de vivir con dignidad, sin discriminaciones de ninguna clase, sin privaciones.
      • Reconocer e impulsar los procesos de producción social de salud y ayuda económica, asistencia jurídica, alimentos, confort y recreación.
      • Dar apoyo a todas las personas en la defensa de sus capacidades y jurisdicciones
      • Mantener nuestra convicción acerca de la transparencia con que debemos operar, demostrándola en cada paso de nuestro accionar, sin letra chica, sin especulaciones, sin sorpresas, para que todo el mundo obtenga aquello que elige y por lo cual paga, a valores razonables y accesibles.

Nuestra misión.

      • Preservar a la persona como sujeto de todas las acciones, dándole acceso a servicios sostenibles, eficientes, redituables humana y económicamente, articulando recursos propios de la sociedad y del mercado, para satisfacer las necesidades básicas de la población, es especial aquel sector de la misma que resultara tan arbitrariamente despojado.
      • Colaborar con hechos concretos a la restitución de la dignidad perdida.

Objetivos Sociales.

Nacimos como organización sin fines de lucro, con el propósito de estimular la realización de obras de bien común, colaborar, participar, intervenir, estimular, coordinar toda clase de iniciativas, proyectos y realizaciones de carácter asistencial.
Respondemos profundamente al mandato de estar cada vez más cerca de la gente, ofreciendo a nuestros adherentes cada vez más y mejores servicios y soluciones, para que cada vez sea más grande el sector beneficiado.

¿Cómo lo hacemos?.

Tomando el toro por las astas                  ..
Con el compromiso y el entusiasmo que da razón de ser a las ONGs como nosotros.
Poniendo en marcha programas de atención a todos los temas de salud,
educación, recreación, cultura, etc.
Proporcionando las herramientas necesarias para el mejoramiento.

Qué son las ONGs?.

Las ONGs son organizaciones no gubernamentales resueltas a devolver a la gente los beneficios sociales perdidos en el marco de la reconversión nacional.
Son instituciones intermedias surgidas de la exigencia de creatividad y dinamismo que la situación imponía e impone, para colaborar con organismos oficiales, empresas públicas o privadas, bancos, financieras y otro.

¿Por qué nosotros?

Porque alguien tenía que demostrar que era posible.
Y porque nos sentimos encuadrados dentro de esta nueva visión, y creemos que el conjunto de servicios y beneficios de alto contenido social que implementamos contribuye con el plan general, dando un alto valor agregado.
Y porque nos era vital y fundamental devolver a la sociedad lo que de ella y de la vida hemos recibido.

Apoyo a Comedores.

En los últimos catorce años, Raíces Argentinas, ha venido apoyando a varios comedores comunitarios en la Provincia de Buenos Aires, de los que queremos destacar: “Las Ardillitas”, “Casitas Blancas”, “Renacer” (de Moreno) y “El Farol” (de Quilmes).
Vale la pena que destaquemos el caso particular del comedor Las Ardillitas.
El mismo cuenta con el apoyo del Programa Provincia que depende del Área de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires, y tiene por objetivo cuidar la alimentación de chicos de 2 a 5 años. Pero este subsidio mensual es solo para unos 50 niños para desayunar, almorzar y merendar. Es obvio que este dinero cubre apenas parte de las necesidades básicas alimentarías de estos chicos que, por otra parte, sólo reciben esa atención de lunes a viernes.
El Comedor Las Ardillitas ha crecido en niños, y mucho: tiene 1430 chicos más de lo que el subsidio contempla. También se ve obligado a distribuir entre diferentes familias una cantidad de raciones alimentarías ya que, dada la situación socio-económica por la que pasa un sector tan grande de la población y la falta de empleo, no cuentan con los medios suficientes para cubrir las necesidades básicas.
Es por ello que Raíces Argentinas, considerando la gravedad de la situación, colabora con la nutrición de todos los chicos no contemplados por el Programa Provincia que concurren ahora al comedor, además de alimentar a niños de 6 a 14 años de edad, a 15 bebés (de los cuales 5, recientemente ingresados, llegaron con un avanzado grado de desnutrición), mujeres embarazadas y personas de la tercera edad.
Raíces Argentinas es una organización no gubernamental que no cuenta con ayuda alguna por parte del Estado o de Empresas Privadas. Cuenta, sí, con el trabajo de las mujeres voluntarias que colaboran en el comedor, que contactan a otras personas solidarias que ofrezcan mercadería, como Panaderías o las verduras y los artículos de almacén que se consiguen gracias a la generosidad de los comercios de la zona.
Pero como la comida sólo es parte de la solución, instrumentamos el funcionamiento de los niveles jardín y preescolar dentro del mismo establecimiento, de manera de preparar a los chicos para la segunda etapa de la vida: la escuela primaria. Para eso estamos realizando grandes esfuerzos para terminar la obra de construcción de dos aulas, una cocina-comedor y dos baños.
Por otro lado, Las Casitas Blancas es un comedor que funciona exclusivamente como tal, y que recibe a 250 adolescentes y mayores, entre los cuales hay también abuelos y futuras mamás, toda gente muy carente.
Tiene una ayuda que le llega a través de la Municipalidad de Moreno, que consiste en 15 kilos de carne, algunos cajones de verduras, fideos y algún que otro tubo de gas, provistos cada dos meses. Raíces Argentinas colabora con ellos tratando de paliar las distintas y difíciles necesidades de las personas que llegan a este comedor.
En cuanto a Renacer, aquí la problemática es diferente. Se trata de un nuevo comedor, que recién se inaugura y ya cuenta con 60 chicos. Se trata de niños y adolescentes que carecen del más elemental plato de comida, sin olvidar a los padres que también se acercan en busca de ayuda.
Sin embargo cabe destacar que, además de la ayuda de Raíces Argentinas, cuentan con la enorme solidaridad y el amor de toda la gente, ya que, en general, los que menos tienen son los que más ayudan.

Talleres con Salida Laboral.

Menos urgente pero más importante que todo lo mencionado es dar a toda la gente carenciada un oficio y una salida laboral. Y en eso trabaja activamente Raíces Argentinas. Creando talleres, en la convicción de que la única solución definitiva al problema es a través de generar trabajo digno que reemplace a la dádiva. Porque tenemos un lema, que dice: ¨Cuando no hay trabajo, hay que inventarlo ¨.

Raíces Argentinas ya está desarrollando, con la gente de los comedores mencionados, un plan de huertas familiares, para que cada familia pueda, en su propio terreno, abastecerse de sus propios cultivos, huertas como se ha hecho en otras partes del país. También se han implementado talleres de costura, de ropa de blanco, ropa deportiva, pañuelos perfumados descartables entre otros. 
Y estamos tras la obtención de un predio para la fundación de una escuela granja y de artes oficios.
En este sentido, la experiencia piloto que llevamos a cabo en la Provincia del Chaco ha sido de un éxito total. Sus trabajadores no sólo consumen lo que siembran en sus huertas, sino que además producen verduras y frutas para trocar por otros productos necesarios.



Raíces Argentinas 2014